La arquitectura bioclimática se abre paso

La arquitectura bioclimática se abre paso
Compartir:
Empresa:
Fecha:
29/11/2019
Categoría:

Sería prácticamente imposible retroceder en el tiempo para llegar al origen de lo que se conoce como arquitectura bioclimática. La propia definición nos explica esta dificultad: “la arquitectura bioclimática consiste en el diseño de edificios teniendo en cuenta las condiciones climáticas, aprovechando los recursos disponibles (sol, vegetación, lluvia, vientos) para disminuir los impactos ambientales, intentando reducir los consumos de energía”.

Si estudiamos los estilos de arquitectura de cada zona, encontraremos ejemplos que buscan precisamente lo que pretende la bioclimática. Incluso sin salir de casa -nuestro territorio más cercano-, si nos fijamos en los riurau, estos ya fueron un intento de adaptar la construcción al medio para el fin que tenían: las estancias veraniegas y la producción de la pasa; con este fin se diseñaron las naias, con su fabulosa ventilación.

Orientación al sur

Todos estos riuraus estaban orientados, en la media de lo posible, hacia el sur. Esto, que parece tan sencillo, ya es una decisión bioclimática porque es una manera de aprovechar las buenas temperaturas que traen los vientos del sur y combatir la humedad, muy alta sobre todo en las zonas próximas al mar.

Adaptación a la orografía

También lo es las conocidas como cuevas que podemos encontrar en localidades valencianas como Paterna y en muchas de Andalucía. Estas casas aprovechan el desnivel propio de la orografía y son encaladas para resistir las oscilaciones de la temperatura.

La adaptación de la construcción a la orografía propia del terreno es un signo diferencial de la arquitectura bioclimática. Nuestro estudio lo ha aplicado en una vivienda diseñada desde este punto de vista en las faldas del Montgó de Dénia.

Aprovechamiento de la luz

En esta misma casa, todas las estancias cuentan con vistas hacia el exterior, incluso una piscina interior. De este modo, se aprovecha completamente la luz del día y el calor que irradia esta misma iluminación solar.

Naturaleza en contacto

Otro de los aspectos que integra la arquitectura bioclimática es la ubicación de zonas verdes en el entorno más cercano de la construcción. O las propias cubiertas vegetales. El objetivo de ambas es rebajar la intensidad de las altas temperaturas.